VÍA BILIAR

Colelitiasis o Cálculos en la Vesícula

La Colelitiasis es una enfermedad de los cálculos en la vesícula biliar o via biliar, es una enfermedad crónica muy frecuente en el aparato digestivo,pues puede originar cuadros clínicos  muy dolorosos y severos, sin embargo entre un 65% y un 80% de la colelitiasis no producen síntomas. Generalmente su diagnóstico es de forma casual en exploraciones de ecografías hechas con otros motivos, sin embargo el cólico biliar es el síntoma más habitual.

Si un cálculo biliar se aloja en un conducto y provoca un bloqueo, los signos y síntomas pueden resultar, por ejemplo:

  • Dolor intenso y repentino en la parte superior derecha de su abdomen
  • Dolor intenso y repentino en el centro de su abdomen, justo debajo del esternón
  • Dolor de espalda entre los omóplatos
  • Dolor en el hombro derecho

Un dolor por los cálculos biliares puede tener una duración de varios minutos a unas pocas horas es recomendable buscar atención médica si presenta signos y síntomas por una complicación grave de esta patología por cálculos biliares.

  • Dolor abdominal tan intenso que no puede quedarse quieto o encontrar una posición cómoda
  • Coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos
  • Fiebre alta con escalofrío

Su médico puede recomendar una  cirugía para extirpar la vesícula biliar, es recomendable una laparoscópica,es un procedimiento de mínima invasión que tiene como beneficios:

  • menor impacto estético,
  • menor tiempo de recuperación, 
  • mínimo dolor postoperatorio.

Cuando es removida la vesícula biliar,la bilis fluye directamente desde el hígado hasta el intestino delgado.

Es bueno que sepa que usted no necesita su vesícula biliar para vivir, y la extirpación de la misma no afectará  su capacidad para poder digerir los alimentos.

NOTA:

Las pruebas y procedimientos para estadificar el cáncer de vesícula biliar se pueden realizar al mismo tiempo que su diagnóstico.

El cáncer se disemina en el cuerpo de tres formas o maneras.

Es posible que el cáncer se disemine desde donde comenzó a otras partes del cuerpo.

Se utilizan los siguientes estadios para el cáncer de vesícula biliar:

  • Estadio 0 (carcinoma in situ)
  • Estadio I
  • Estadio II
  • Estadio III
  • Estadio IV

 

CÁNCER DE VESÍCULA BILIAR

Es una enfermedad de poca frecuencia en la que se encuentran células malignas cancerosas en los tejidos de la vesícula biliar

Los signos y síntomas de cáncer de vesícula biliar son:

  • Ictericia (la piel y el blanco de los ojos se tornan amarillentos).
  • Dolor en la boca del estómago.
  • Fiebre.
  • Náuseas y vómitos.
  • Distensión abdominal.
  • Masas en el abdomen

El cáncer de vesícula biliar es difícil de detectar y diagnosticar tempranamente por las siguientes razones:

  • No hay signos o síntomas en los primeros estadios del cáncer de vesícula biliar.
  • Los síntomas del cáncer de vesícula biliar, cuando están presentes, se parecen a los síntomas de muchas otras enfermedades.
  • La vesícula biliar está oculta detrás del hígado.

El cáncer de vesícula biliar se suele encontrar cuando se extirpa la vesícula biliar por otras razones. Además es poco frecuente que los pacientes con cálculos biliares presenten un cáncer de vesícula biliar.

El cáncer de vesícula biliar primario comienza en la capa interna y se disemina a través de las capas externas a medida que crece.

  • Capa de mucosa (interna).
  • Capa de músculo.
  • Capa de tejido conjuntivo.
  • Capa serosa (externa).

Las opciones de tratamiento y su pronóstico dependen de los siguientes aspectos:

  • El estadio del cáncer (si el cáncer se diseminó desde la vesícula biliar hasta otros lugares en el cuerpo).
  • Si el cáncer se puede extirpar completamente por medio de cirugía.
  • El tipo de cáncer de vesícula biliar (aspecto de la célula cancerosa al microscopio).
  • Si el cáncer recién se diagnosticó o recidivó (volvió).

En el caso del cáncer de vesícula biliar, los estadios se agrupan también de acuerdo con la forma del tratamiento.

Tenemos dos grupos de tratamiento:

  • Localizado (estadio I)
  • Irresecable, recidivante o metastásico (estadio II, estadio III y estadio IV)

 

El tratamiento también dependerá de la edad, salud general del paciente, y de si el cáncer produce signos o síntomas,por ello es necesario que se  deba consultar a un médico especialista.

Patología Vía Biliar

Entre un 5-15% en la población occidental presenta litiasis biliar, siendo ésta la responsable de la mayoría de procesos agudos que afectan a la vía biliar.

Se trata de una  patología benigna en la mayoría de los casos, es una inflamación aguda de la vesícula biliar que en más del 90% de los casos tiene su origen en la colelitiasis. 

Se produce cuando un cálculo obstruye el conducto cístico dando lugar a una distensión  de la vesícula biliar quedando la bilis retenida, lo que favorece la infección e inflamación de la misma,cuando se produce la obstrucción, la vesícula se contrae para tratar de vencer la resistencia, mientras que cuando la vesícula se relaja generalmente la litiasis vuelve a caer hacia el interior. 

Lo más frecuente es un dolor de aparición brusca, continuo y progresivo este  dolor asciende durante varios minutos, alcanzando una fase de meseta mantenida que dura alrededor de 3-4 horas

El dolor puede desencadenarse 1 o 2 horas después de la ingesta de comidas ricas en grasas y, por lo general, no se alivia con los movimientos intestinales. Suele localizarse en epigastrio y/o hipocondrio derecho e irradiarse hacia la espalda en cinturón y pueden aparecer síntomas acompañantes tales como: náuseas, vómitos, sudoración… La exploración física suele ser anodina, con signo de Murphy negativo, 

La ecografía abdominal es útil para determinar la presencia de litiasis biliar, constituyendo la mejor técnica de selección,indicada en aquellos cólicos que no cede con analgesia y cólico biliar que mejora con analgesia pero presenta leucocitosis importante.

Con respecto al tratamiento del cólico biliar el pilar fundamental constituye el reposo intestinal y los analgésicos.

 

Cuando es removida la vesícula biliar,la bilis fluye directamente desde el hígado hasta el intestino delgado.

Es bueno que sepa que usted no necesita su vesícula biliar para vivir, y la extirpación de la misma no afectará  su capacidad para poder digerir los alimentos.

COLECISTITIS AGUDA esta patología se caracteriza por la inflamación de la pared vesicular que se manifiesta típicamente por dolor abdominal, sensibilidad en hipocondrio derecho y fiebre. Su incidencia es significativa en mayores de 50 años (20.9%). y su mortalidad ronda el 10%.La causa más frecuente es la litiasis biliar (90%). Si la obstrucción del conducto cístico es completa y con larga duración,con incremento en la presión vesicular asociado a la irritación de la mucosa activa una respuesta inflamatoria aguda.

Existe una situación especial que es la forma alitiásica, que conlleva inflamación de la pared de la vesícula en ausencia de colelitiasis, que se presenta en el 10% de los casos, de pacientes en situación de gravedad y se asocia a alta morbimortalidad.

Esta patología se presenta con un dolor localizado en hipocondrio derecho o epigastrio, constante, intenso y prolongado por lo general (superior a 5 horas), irradiado a la espalda, y que es acompañado frecuentemente de anorexia, náuseas,vómitos y fiebre y oscila entre 37.5 y 39ºC.

En aquellos pacientes ancianos, especialmente con diabetes, el cuadro puede no ser tan típico, presentando alteración del nivel de conciencia en ausencia de dolor evidente.Con la exploración física son signos positivos: Murphy dolor a la palpación durante la inspiración profunda por debajo del reborde costal derecho o signo del Boas (zona de hiperestesia epicrítica en área infraescapular, a la altura de 10ª la 12ª de la vértebra dorsal.

La colecistectomía es aquel  tratamiento de elección para la colecistitis aguda, casi el 50% de los casos se podrían resolver mediante tratamiento médico, un 20% de los pacientes reingresaron por episodios similares. Es de preferencia  un procedimiento por vía laparoscópica salvo los siguientes casos:

Coagulopatía no tratada, cirrosis en grado Child C, una sospecha de enfermedad neoplásica de vesícula, historia previa de cirugía abdominal y gestación en 3º trimestre.

QUISTES DE COLÉDOCO

Estos  son una anomalía congénita y rara, la cual consiste en una dilatación única o múltiple de los conductos biliares intra y/o extrahepáticos pues solamente  el 20% se diagnostica en la población adulta y la edad promedio de aparición es a los 42 años,pues con cada década de la vida se incrementa este riesgo.

Su tratamiento consiste en la resección de los mismos y restauración del flujo biliar entérico, por lo  general  el pronóstico es bueno; sin embargo, el riesgo de malignización no desaparece después de un  tratamiento siendo necesarios controles periódicos 

La incidencia de los quistes de colédoco, es mayor en aquella  población asiática pues aproximadamente 1/1.000; mientras  tanto  en la población occidental, se estima 1/13.000 a 1/150.000[5]. Se da esta patologia con más frecuente en el sexo femenino con una relación de 3,5:1, el 60-80% es detectado  durante la infancia y el 38% correspondería  a niños menores de dos años.

Existen varias teorías, aunque la más aceptada, es la alteración a nivel de la unión, entre el conducto colédoco y el pancreático, de manera distante al duodeno, lo que da origen a  un canal común, el cual permitiría, el reflujo de secreciones pancreáticas hacia el conducto biliar, causando debilidad de la pared y formación de los quistes. Este defecto, ha sido encontrado en el 57-80% de los casos; por lo tanto, no se explicaría el origen de los quistes, en aquellos pacientes que no presentan esta alteración congénita

Hasta el 15% de los casos, se detectan de manera prenatal y durante los dos primeros meses de vida,  indicando una posible activación intraquística de las enzimas pancreáticas.

En otra teoría se propone, una obstrucción del flujo de salida biliar.la misma  ha sido demostrada en modelos animales.

En 2001 propusieron como responsable, la disfunción del esfínter de Oddi. Otros autores, reportan defectos a nivel ganglionar similares a los descritos en la enfermedad de Hirschsprung, además se han reportado pocos casos de asociación familiar.

LESIONES BENIGNAS DE LA VÍA BILIAR

Las lesiones benignas de la vía biliar son aquellas soluciones de continuidad u obstrucciones en los conductos biliares ocasionados por una cirugía, la más común es la colecistectomía laparoscópica en 95%, las lesiones vasculares del árbol biliar también se incluyen y pueden ser las arterias hepáticas, común, derecha o izquierda así como de la vena porta. 

Pues una cirugía complicada en pacientes con datos de inflamación o cuando la disección no permita una adecuada visualización de las estructuras, cada cirugía es única, y se debe realizar con personal capacitado y con un equipo adecuado y especializado

Las lesiones benignas de la vía biliar continúan siendo poco comunes pero conllevan un gasto tanto económico como mental enorme en los pacientes como sus cirujanos, con una prevalencia estable del 0.2% en aquellas colecistectomías abiertas y de 0.6% en las colecistectomías laparoscópicas.

Los cirujanos de hoy realizan maniobras laparoscópicas más atrevidas que antes no lo hacían, además un 40% de los cirujanos que lesionaron una vía biliar consideraron durante el procedimiento la conversión a cirugía abierta pero no la hicieron y casi el 50% creen que de haberlo hecho hubieran evitado esta lesión.

 

Existen nuevas técnicas como la colecistectomía laparoscópica con puerto único ha demostrado incluso mayor incidencia de Lesiones Benignas de la Vía Biliar 0.72%. Tal vez la característica más constante sobre la vía biliar es su inconsistencia, pues debemos tener en mente que al encontrar una anatomía aberrante, el entendimiento de cómo se podrían  llegar a encontrar las estructuras debe ser lo primordial en el pensamiento de cualquier cirujano que realiza una colecistectomía, la inserción del conducto cístico puede ser variable, la presencia de un conducto hepático derecho aberrante hasta en un 19% y una desembocadura del conducto cístico en este derecho aberrante hasta en 6%. La arteria hepática está en contacto estrecho con la vía biliar y la rama derecha pasa hasta en 80%-90% detrás del conducto hepático común que la hace propensa a lesiones.

Además el  manejo del paciente con LBVB debe iniciar por un mejoramiento del estado hemodinámico y del control de la sepsis, muchos de estos pacientes ingresan con colecciones intraabdominales, desequilibrio hidroelectrolítico y en ciertos casos con síndrome de respuesta inflamatoria sistémica.

La tomografía computada con contraste intravenoso es de muchísima  utilidad tanto para descartar colecciones intraabdominales como para establecer la continuidad de la vasculatura hepática que puede estar dañada en un (12% – 61%) de los casos. 

Las herramientas para establecer el tipo de lesión se encuentran la colangiografía percutánea y la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, así como la colangio resonancia magnética.

Una vez establecido el tipo de lesión y logrado la estabilidad del paciente viene el momento de programar la cirugía de reparación. 

El costo económico se reduce notablemente al hacer reparaciones tempranas por cirujanos que sean especializados en cirugía biliar,comparado con un cirujano general, el índice de fallas aumenta, ya que  se ha demostrado en estudios previos que el índice de éxito de una reconstrucción biliar por el cirujano general cuenta con un éxito de 17% a un 30% comparada con 90% al ser realizada por un cirujano experto.

COLEDOCOLITIASIS

Se determina por la presencia de por lo menos un cálculo biliar en el conducto colédoco este cálculo puede estar formado de pigmentos biliares o de sales de calcio y de colesterol.

Aproximadamente una de cada siete personas con cálculos biliares lo padecen en el conducto colédoco, es el pequeño conducto que transporta la bilis desde la vesícula hasta el intestino.entre los factores de riesgo están los antecedentes de cálculos biliares,sin embargo  hay que entender que la coledocolitiasis puede ocurrir en personas a quienes ya se les ha extirpado la vesícula biliar.

SÍNTOMAS

Por lo general no se  presentan síntomas a menos que los cálculos bloquean el conducto colédoco.pueden ser:

  • Dolor en la parte superior derecha o central del abdomen durante al menos 30 minutos. El dolor puede ser constante e intenso o leve .
  • Fiebre.
  • Coloración amarillenta de la piel o de la esclerótica de los ojos (ictericia).
  • Inapetencia.
  • Náuseas y vómitos
  • Heces de color arcilla

Los exámenes que muestran los cálculos y su ubicación en el conducto colédoco son los siguientes entre otros::

  • Tomografía computarizada abdominal.
  • Ecografía abdominal.
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica.
  • Ecografía endoscópica.
  • Colangiopancreatografía por resonancia magnética.
  • Colangiograma transhepático percutáneo.
  • Bilirrubina.
  • Conteo sanguíneo completo.
  • Pruebas de la función hepática.
  • Enzimas pancreáticas.

El objetivo del tratamiento es aliviar la obstrucción y este puede involucrar cirugía para extirpar la vesícula y los cálculos y un procedimiento llamado esfinterotomía, con el cual se hace una incisión quirúrgica intramuscular en el conducto colédoco para permitir que los cálculos pasen o para quitarlos.

El bloqueo e infección causados por cálculos en las vías biliares pueden ser potencialmente mortales. La mayoría de las veces, el desenlace clínico es bueno si el problema se detecta y se trata a tiempo con un cirujano especialista.

CÁNCER DE LA AMPOLLA DE VATER

El cáncer ampular es un tipo de Cáncer que es poco frecuente se forma en la zona del aparato digestivo llamado ampolla de vater, lugar en donde se cruzan los canales de la vesícula biliar y del páncreas, aquí se  permite el paso de la bilis y de las enzimas digestivas al momento de la digestión, es la parte del duodeno donde confluyen y desembocan los conductos biliar y pancreático.

La ampolla se abre en el duodeno a través de una pequeña elevación mucosa que conocemos como papila de Vater, dilatación formada por la unión de los conductos del hígado y el páncreas en el área donde se conectan con el intestino delgado.

Este cáncer se forma cerca de muchas otras partes del aparato digestivo, tales como, el hígado, el páncreas y el intestino delgado. Cuando este cáncer ampular crece, puede afectar a estos otros órganos 

El tratamiento de este cáncer frecuentemente consiste en una cirugía extensa para extraer el cáncer con un margen amplio de tejido saludable

Los síntomas o signos del cáncer ampular podrían incluir los siguientes:

  • Color amarillento en la piel y en los ojos (ictericia)
  • Heces de color arcilla
  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Sangrado del recto
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Pérdida de peso

Nota: Pide una cita con un  médico especialista si tienes algunos signos o síntomas que persisten y te preocupen