HÍGADO

Cirrosis

Es el resultado de una etapa tardía de la enfermedad. Se la considera irreversible en sus etapas avanzadas, cuya única opción de tratamiento puede ser un  trasplante de hígado. Cabe mencionar que en sus etapas iniciales existe la reversión de la fibrosis documentada en varias formas de la enfermedad después de un tratamiento. En los pacientes con cirrosis existen variedad de complicaciones durante su vida la cual afecta en la duración de la misma.

Son numerosas las causas de la enfermedad Hepática que pueden provocar cirrosis, sea por una inflamación hepática aguda o crónica, las causas más comunes suelen ser hepatitis tipo B o tipo C, también hepatopatía alcohólica, enfermedad hepática no alcohólica y hepatitis autoinmune que en conjunto representan aproximadamente un 80 por ciento de los países que están en lista de espera de un trasplante Hepático o (hígado) alrededor del mundo.

Manifestaciones Clínicas : En las manifestaciones Clínicas de una cirrosis pueden incluir síntomas inespecíficos (anorexia,pérdida de peso,debilidad,fatiga) o signos y síntomas de una descompensación hepática  (ictericia,prurito,signos de hemorragia gastrointestinal alta,distensión abdominal por ascitis,confusión debido a encefalopatía hepática) además los pacientes pueden experimentar calambres musculares que podrían ser graves.

Hígado Graso

El hígado graso es el órgano más grande dentro del cuerpo. Ayuda a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar las toxinas. La enfermedad por hígado es una afección en la que se acumula grasa en el hígado existiendo 2 tipos principales. 

  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico
  • Enfermedad del hígado graso por alcohol, también llamada esteatosis hepática alcohólic

Cuando existe consumo excesivo de alcohol NASH puede causar cirrosis y es probable que sea una de las causas principales en el Ecuador de Cirrosis del Hígado

La enfermedad hepática grasa alcohólica NASH es el trastorno más común en los países industrializados occidentales en donde los principales factores de riesgo para la enfermedad son obesidad central, diabetes mellitus tipo 2,dislipidemia y síndrome metabólico.

Los pacientes diagnosticados con esta enfermedad están entre los 40 y 50 años siendo un porcentaje mayor según estudios en las mujeres

Tumores Benignos

1. Hiperplasia Nodular Focal

Es un tumor benigno, que no tiene riesgo de malignidad y que por lo general es asintomático, por esta razón la cirugía está restricta a casos especiales. Si usted fue diagnosticado de esta enfermedad es recomendable que consulte con un especialista.

La hiperplasia nodular focal (FNH) representa aproximadamente él 8 por ciento de todos los tumores primarios del hígado y es el segundo tumor sólido benigno hepático más común, siendo más frecuente en mujeres entre la tercera y quinta década de la vida.

El diagnóstico de FNH generalmente se realiza al demostrar sus características en las pruebas de imagen y excluir otras lesiones. Lo último generalmente se puede lograr mediante la evaluación del contexto en el que se detecta FNH y mediante la obtención de pruebas radiológicas y de un laboratorio específico. El diagnóstico diferencial incluye adenoma hepático, carcinoma hepatocelular, carcinoma fibrolamelar, cirrosis, grandes nódulos regenerativos, hemagioma y metástasis hipervascularulares

2. Adenomas hepáticos

Son tumores epiteliales benignos poco comunes con una proliferación benigna de hepatocitos que se desarrollan en un hígado de apariencia normal, estos se observan predominantemente en mujeres jóvenes de 20 a 44 años, se localizan con frecuencia en el lóbulo hepático derecho y suelen ser solitarios en un 70 a 80 por ciento, suele presentarse en mujeres con antecedentes de toma prolongada de anticonceptivos orales, andrógenos, anabólicos y enfermedad por almacenamiento de glucógeno y adenomatosis hepática. Es muy infrecuente en varones. Actualmente las pruebas diagnósticas más útiles son la TC helicoidal y la resonancia magnética. Los adenomas varían en tamaño de 1 a 30 cm. Los síntomas como el dolor abdominal son más probables con lesiones más grandes.

La incidencia de adenomas hepáticos ha aumentado en las últimas décadas por una incidencia con la introducción de los anticonceptivos orales, los adenomas se encuentran cada vez más como hallazgos incidentales en pacientes sometidos a ultrasonido, tomografía computarizada o resonancia magnética para síntomas no relacionados o inespecíficos.

3. Quistes Hepáticos

Los quistes hepáticos son cavidades rellenas de líquido en el hígado, habitualmente no producen signos ni síntomas y no necesitan de un tratamiento, sin embargo, pueden hacerse tan grandes como para generar dolor y molestias en la parte superior del abdomen, normalmente se encuentran en los estudios de imagen y tienden a ser benignos, una minoría pueden causar molestias o síntomas y rara vez pueden estar asociados a una morbilidad y mortalidad graves.

Es más probable que los quistes muy grandes sean sintomáticos y causan complicaciones como hemorragia espontánea, ruptura en la cavidad peritoneal o conducto biliar, infección y comprensión del árbol biliar.

Hay tipos específicos de quistes que sí pueden tener complicaciones únicas. Algunas de estas complicaciones pueden requerir intervención quirúrgica. Los síntomas se pueden presentar durante varios años antes de que se realice un diagnóstico de la enfermedad quística hepática, sin embargo, cuando se requiere una diferenciación de otro tipo de enfermedad puede ser necesaria la realización de una resonancia magnética, por eso si hay una duda del diagnóstico debe consultar a un especialista.

4. Hemangioma Hepático

Un hemangioma hepático de hígado es un tumor benigno compuesto de vasos sanguíneos ensanchados o dilatados con una masa no cancerosa benigna. 

Algunos hemangiomas pueden causar sangrado o interferir con el funcionamiento del órgano,dependiendo de su localización en la mayoría los hemangiomas carnosos no muestran síntoma pero hay casos raros en que se puede romper y el único signo puede ser un hígado agrandado en este caso  lo mejor seria que lo vea un especialista.

Los hemangioma pueden ocurrir en cualquier momento, pero son m’as comunes entre los 30 y los 50 años, en el caso de las mujeres resulta que son más afectadas y normalmente tienen tumores mas grandes que los hombres

Para su tratamiento se puede necesitar lo siguiente:

  • Introducir un material en un vaso sanguíneo del hígado para bloquearlo (embolización).
  • Ligadura de la arteria hepática.
  • Se debe considerar que el embarazo y los medicamentos a base de estrógenos pueden hacer que los hemangiomas cavernosos crezcan.
  • Cirugía para extirpar el tumor, es el mejor tratamiento y definitivo de esta patología, con los avances de la ciencia cuando hay indicación de cirugía acostumbran a ser seguros y sin complicaciones.

Tumores Malignos

1. Carcinoma Hepatocelular

El carcinoma hepatocelular es responsable de la mayoría de los cánceres del hígado, este cáncer es más frecuente en los hombres que la mujer, se trata de un tumor agresivo que a menudo se produce en el contexto de la enfermedad hepática crónica y la cirrosis. Por lo general se diagnostica tarde en su evolución y la mediana de supervivencia después del diagnóstico es de aproximadamente 6 a 20 meses. Aunque la base de terapia es la resección quirúrgica,la mayoría de los pacientes no son elegibles debido a la extensión del tumor o la disfunción hepática subyacente .

El carcinoma hepatocelular es la quinta causa de muerte en el mundo siendo el tercer tipo de tumor con más frecuencia.

Entre las modalidades de tratamiento  más disponibles están:

  • Trasplante de hígado
  • Resección quirúrgica
  • Ablación por radiofrecuencia (RFA) y ablación por microondas
  • Ablación percutánea de etanol o ácido acético
  • Quimioembolización transarterial (TACE)
  • Radioembolización
  • Crioablación

Nota : Las opciones están determinadas tanto por la extensión del tumor  como por la gravedad de la enfermedad hepática subyacente, lo que limita la tolerancia a cualquier terapia (médica, intervencionista o quirúrgica).

Nota : Las opciones están determinadas tanto por la extensión del tumor  como por la gravedad de la enfermedad hepática subyacente, lo que limita la tolerancia a cualquier terapia (médica, intervencionista o quirúrgica).

2. Colangiocarcinoma

El colangiocarcinoma surge de las células epiteliales, es un tipo de cáncer que aparece en los estrechos tubos (las vías biliares) que transportan el líquido digestivo. Aunque son raros, estos cánceres son altamente letales porque la mayoría están localmente avanzados.

Generalmente se vuelven sintomáticos cuando el tumor obstruye el sistema de drenaje biliar los síntomas relacionados incluyen: ictericia, prurito, heces fecales de color arcilla y orina oscura entre otros síntomas, incluyen dolor abdominal en un 30 a 50 por ciento, perdida de peso 30 a 50 por ciento y fiebre en un 20 por ciento. El dolor generalmente se lo describe como un dolor sordoconstante en el cuadrante superior derecho, además, malestar, fatiga y sudoraciones en la noche que pueden estar presentes. Cuando están afectados solamente los conductos intrahepáticos los pacientes tienen menos probabilidad de presentar ictericia. Algunos pacientes son asintomáticos.

Las lesiones se detectan en imágenes como parte del estudio de los análisis de sangre hepáticos anormales o durante el examen de detección de carcinoma hepatocelular, (HCC) en pacientes con infección viral de Hepatitis C (VHC), pacientes con infección crónica por el virus de hepatitis B y por pacientes con cirrosis

3. Metástasis Hepática

El cáncer de hígado o cáncer primario  se origina en el hígado que son células cancerosas de un tumor de metástasis hepática donde comenzó el cáncer 

La metástasis en el hígado es un tumor canceroso que ha llegado al hígado desde otra parte del cuerpo. se lo conoce como cáncer secundario son las células del cuerpo donde comenzó el cáncer por ejemplo células cancerosas de las mamas, pulmón o colon.

La enfermedad metastásica por cáncer  colorrectal (CCR) colon  es un problema muy significativo pues el hígado es el sitio metastásico dominante para pacientes con (CCR) y aunque 2 tercios de los pacientes tienen diseminación extrahepática, algunos tienen una enfermedad aislada del hígado, para aquellos pacientes con metástasis hepáticas aisladas los tratamientos regionales se pueden considerar como alternativa en combinación con la quimioterapia sistémica.

Aquellos  tratamientos regionales disponibles para una metástasis hepática incluyen una resección quirúrgica, ablación tumoral local es decir, instilación de alcohol o ácido acético directamente en las lesiones metastásicas, ablación por radiofrecuencia, la quimioterapia intraarterial hepática regional y radioterapia, entre estos tratamientos solo la cirugía se asocia con una meseta de supervivencia

El riesgo de que un cáncer se disemina en metástasis hacia el hígado depende de la ubicación del cáncer original y si el cáncer primario se extirpa o se cree que se curó, años después igualmente podría producirse una metástasis en el hígado.

Los cánceres primarios  que tienen mayor probabilidad de llegar al hígado son de  Mama, colon, recto, riñón, esófago, pulmón, piel, ovario, útero, páncreas, y el estómago.